7 de diciembre de 2014

Los Llanos y la Sima del Republicano


Los Llanos del Republicano o Llanos de Villaluenga son un importante poljé en la zona central del parque natural de la Sierra de Grazalema, en el término municipal de Villaluenga del Rosario (Cádiz). Los poljés son amplias depresiones en mitad de los macizos kársticos, cerradas y de fondo relativamente plano, generalmente recorrido por algún arroyo que desagua en uno o varios sumideros, formando cuencas endorreicas, y estos llanos próximos a Villaluenga son uno de los magníficos ejemplos con que cuenta este parque natural.
La ruta comienza en el propio pueblo, en el aparcamiento junto a la piscina municipal, por un carril bien pavimentado que comienza a ascender, brindándonos buenas vistas del pueblo y la Sierra del Caíllo, en cuyas faldas se asienta. Llegamos al puerto de las Viñas, que se sitúa en la cabecera del Valle de Barría. En la bifurcación, tomamos el carril de la izquierda y, más adelante, encontraremos otra donde optaremos por la opción de la derecha. Atravesamos un denso encinar y poco después, de nuevo en bajada, avistaremos los Llanos. Se atraviesa una angarilla y continuamos, hasta llegar a otro cruce, donde giramos hacia la izquierda, dirigiéndonos de frente a los farallones calizos de la Sierra de Líbar, próxima ya al límite entre las provincias de Cádiz y Málaga. Frente a nosotros veremos la fuerte subida del Puerto del Correo, por donde continuaría la ruta en dirección a los Llanos de Líbar, el Valle del Guadiaro y la ciudad de Ronda. Pero nuestro objetivo está dentro del propio llano, en las faldas de la sierra. Seguimos bordeando las laderas hacia nuestra izquierda, en paralelo a un muro de piedra seca, por donde seguramente encontraremos vacas pastando. Iremos muy atentos para localizar la Sima del Republicano, también llamada del Cabo de Ronda o del Tiro de la Barra, en una amplia grieta entre las rocas. Esta sima es una de las tres entradas del Complejo del Republicano, por las que se sumen las aguas del arroyo de los Álamos. El complejo subterráneo presenta un desarrollo mayor a los 1.100 m y un desnivel de aproximadamente 270 m por debajo de la superficie. Los alrededores de la sima son un entorno perfecto para que disfrutemos de un merecido tentempié, antes de emprender el regreso, o continuar la ruta hacia otros puntos de la Sierra, como el Torcal de Cancha Bermeja. Nosotros optamos por la primera opción, desandando el camino recorrido.
El pasado mes de noviembre de 2014 hizo esta ruta el grupo formado por Esther Carrero Fernández, Ana García Leal, Pablo Pardal Redondo y Alejandro Pérez Ordóñez.
[Fotos: Alejandro Pérez Ordóñez]



























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada